Boletín 677

Título: UN PROBLEMA DE AYER Y DE HOY
Pasajes: 1 CORINTIOS 14:23-40

En el capítulo 14 de la primera carta a los corintios, el apóstol Pablo reprende a la iglesia por el uso inadecuado de los dones. Pero ¿por qué el apóstol Pablo tuvo que hacer este llamado de atención?

Para responder a esta pregunta, recordemos el estado espiritual en que se encontraba la iglesia en Corinto. Ellos estaban envanecidos, divididos, en pecados sexuales y su estado espiritual era tan lamentable que hasta en el uso de los dones era evidente el desenfoque espiritual en el que vivían. En las reuniones, varios, entre ellos mujeres, se levantaban de manera indiscriminada para hablar en lenguas fascinados por este don. No había edificación y todo parecía un show de entretenimiento.

El caso de los corintios no está lejos de la realidad de la iglesia de hoy. En américa latina desde hace varias décadas crece de manera acelerada una corriente que se hace llamar “iglesia de cristo”, donde las reuniones privilegian el uso del supuesto don de “lenguas”, dejando de lado la predicación de la Palabra de Dios. Las reuniones en estos lugares parecen un espectáculo de entretenimiento para la mente de los curiosos, una reunión de fanáticos para los incrédulos que terminan asustados y confundidos, y un sensacionalismo para los “creyentes” que se preocupan más por sus emociones y experiencias personales, que por saber lo que dice Dios en su Palabra.

Por desgracia, esta práctica ha llevado al pueblo cristiano a la ignorancia espiritual, dado que en las reuniones de las iglesias locales no está presente la predicación (profecía) pura y limpia de la Palabra de Dios, no hay quien exhorte, quien consuele, ni quien instruya al pueblo de Dios por medio de las Sagradas Escrituras.

Lamentablemente, en la mayoría de estas “iglesias”, el culto gira entorno a supuestos milagros, gritos, lenguas extrañas, que más bien deberíamos llamar lenguas raras; pero por ningún lado se observa la predicación de la Palabra.

La predicación es fundamental en la iglesia, pues es la herramienta dada por Dios para edificar a su pueblo congregado, de ahí la insistencia del apóstol Pablo a los corintios para que profetizaran (predicaran la palabra de Dios).


PREGUNTAS

Lunes: 1 Corintios 14:23

¿Cómo se evidencia esta situación en la actualidad?

Martes: 1 Corintios 14:24-25

¿Qué produce la predicación de la Palabra en el inconverso?

Miércoles: 1 Corintios 14:26-30

¿Cuál debe ser nuestro propósito cuando vamos a hacer algo en la iglesia? ¿Por qué debe haber un orden en la iglesia?

Jueves: 1 Corintios 14:31-35

Establezca el orden que debe haber en la reunión de la iglesia según estos versículos.

Viernes: 1 Corintios 14:26-40

¿Cuál debe ser nuestra actitud frente a esta enseñanza?

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: