Boletín 655

Título: EL VERDADERO CONOCIMIENTO
Pasaje: 1 CORINTIOS 8:1-13

Era una práctica común entre los Corintios que en los templos paganos se hicieran sacrificios de animales a los ídolos que ellos adoraban. Después de estos sacrificios, con lo mejor de la carne restante se hacían banquetes en esos templos y lo que quedaba se vendía en las carnicerías de la ciudad. Había creyentes de la iglesia que compraban de esta carne, que por cierto era de excelente calidad y tenía un precio favorable. Para estas personas, aparentemente maduras en la fe, no era ningún problema comprar esta carne, pues tenían el conocimiento que un ídolo “nada es en el mundo”. Inclusive se sentían tan libres que participaban de los banquetes que se hacían en honor de los dioses paganos.

Había otra clase de creyentes: los débiles en la fe, los cuales eran posiblemente judíos recién convertidos al cristianismo. A estos débiles en la fe, la conciencia les decía que estaba mal el comer de esta carne sacrificada a los ídolos. Sin embargo, lo hacían al ver el ejemplo de los otros. Así que lo que para unos era libertad cristiana se convertía en una trampa que a los otros les arruinaba la vida. Pablo exhortó a aquellos creyentes de la iglesia en Corinto que creían que sabían mucho a no ser de tropiezo a los hermanos débiles. Les exhortó a no violentar su débil conciencia.

Como creyentes somos libres en Cristo. No nos guiamos por las leyes judaicas como por ejemplo guardar ciertos días, abstenernos de ciertos alimentos o vestir de cierta manera. No obstante, sí hay un mandamiento nuevo dado por Jesús para su iglesia: que nos amemos unos a otros como El nos amó (Jn 13:34). Esto implica buscar el bien de los demás antes que el nuestro. Así que debemos pensar si nuestro comportamiento, aunque no sea pecaminoso, está afectando a otros creyentes que nos observan. Si es así debemos corregirlo aunque esto implique limitar nuestra propia libertad cristiana. Como lo dijo el escritor Samuel Pérez Millos: “El verdadero conocimiento consiste en una relación de comunión con Dios. Esa relación de comunión provee al creyente de la capacidad de amar y de buscar el bien de otros“.


PRUGUNTAS

Lunes: 1 Corintios 8:1-3

¿Cuál es el debido conocimiento del que Pablo habla aquí? ¿Qué significa “El conocimiento envanece, pero el amor edifica”? ¿Qué significa ser conocido por Dios? Véase 1 Jn. 4:7-8; 1Jn. 4:16; Ef. 3:19a; 1Co 13:8-10.

Martes: 1 Corintios 8:4-6

¿Por qué dice Pablo que “un ídolo nada es en el mundo”? Entonces ¿Por qué Dios condena la idolatría? Véase Is. 44: 9-20. ¿Cuál es la diferencia entre dioses y señores? ¿Cuando se adora un ídolo a quién se está adorando realmente? Véase 1Co. 10:20

Miércoles: 1 Corintios 8:7-8

¿Cómo se contaminaba la conciencia de estos hermanos débiles al comer cosas sacrificadas a los ídolos? ¿Era correcto o incorrecto comer cosas sacrificadas a los ídolos?

Jueves: 1 Corintios 8:9-10

¿De qué manera la libertad de los hermanos “maduros” en la fe era tropiezo para los débiles? Hoy en día ¿cómo puede ser nuestra libertad tropiezo para otros? Véase Ro. 14:13.

Viernes: 1 Corintios 8:11-13

¿Qué quiere decir cuando dice que “se perderá”? ¿Tiene algo que ver con la salvación? ¿Por qué al pecar contra otros hermanos es como si pecáramos contra Cristo? De un ejemplo de algo que para usted no es pecado pero que no debería hacer por amor a otros hermanos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: