Boletín 689

Título: RESUELVO SEGUIR A JESÚS CON TODO

Nadie tiene comprada la vida, ni siquiera una hora de su vida. Puedes estar vivo y al siguiente minuto caer muerto. Así que, cómo inviertes tu tiempo para Dios es algo muy importante. En la primera de sus resoluciones Jonathan Edwards afirmó: “Tomo la resolución de que voy a hacer todo aquello que piense que sea más para la gloria a Dios” … y después: “Resuelvo nunca perder ni un momento de tiempo, sino aprovecharlo en la forma que más redituable (beneficiosa) sea posible”. ¿Debe ser esta la actitud de una persona sumamente espiritual o la de cualquier cristiano común y corriente?

En Lucas 9:57-62 vemos a algunas personas que querían seguir a Jesús, algunos de ellos fueron honestos e imagino que estaban deseosos de hacerlo; sin embargo, seguirle implicaba sacrificio, dejar atrás muchas de las cosas a las que estaban acostumbrados. Aunque tenían tal vez un sincero deseo de seguir a Jesús, a algunos de ellos les faltaba una cosa: tiempo. Uno de ellos dijo: “déjame que primero vaya y entierre a mi padre” y otro: “déjame que me despida primero de los que están en mi casa”. A ambos casos Jesús respondió negativamente reclamando la urgencia del llamado a seguir a Cristo, un llamado radical, que implica estar no solo dispuesto sino también disponible.

De la misma manera, en nuestro caminar con Cristo diario, de crecer y conocerlo más y más, Jesús nos demanda que lo sigamos. Ser un verdadero seguidor de Jesús implica tiempo, implica dejar a un lado cualquier excusa u obstáculo que nos impida seguirle totalmente. Si queremos darle la gloria a Dios en todo debemos empezar examinando nuestras vidas y preguntarnos ¿en qué áreas de mi vida no lo estoy rindiendo todo a Él? ¿Qué está ocupando el tiempo y la disponibilidad que solo Dios debe tener?

Pero cuidado, muchos pueden confundir hacer cosas en la iglesia, asistir a conferencias o cultos e incluso tener ministerios cristianos, con ser un verdadero seguidor de Jesús. Eso no es lo que tenía en mente Pablo cuando escribió sobre este tema a los Filipenses: “a fin de conocerle, y el poder de su resurrección, y la participación de sus padecimientos, llegando a ser semejante a él en su muerte” Filipenses 3:10.


PREGUNTAS

Lunes: Lucas 9:59-60

¿Qué implicaba que el hombre enterrara a su padre? ¿Cómo se puede entender la respuesta de Jesús a este hombre? ¿Qué pone Jesús como prioridad en el versículo 60? En tu vida personal ¿Qué debes “dejar” para poder ir y anunciar el reino de Dios?

Martes: Lucas 9:61-62

¿Cómo responde Jesús a aquel hombre que quiere primero despedirse de su familia? ¿Qué tan radical es aquel llamado de Jesús? ¿En qué áreas de tu vida estás poniendo primero a personas o familiares antes que a Dios?

Miércoles: Lucas 9:23

¿Qué condiciones da Jesús a aquel que quiere venir en pos de Él? ¿Son estas condiciones vigentes para hoy en día? ¿Cómo definirías tomar la cruz?

Jueves: Lucas 14:33

¿Qué implica entonces ser un discípulo de Jesús? ¿Cómo se relaciona el versículo 26 de este mismo capítulo (14) con el versículo 33?

Viernes: Lucas 9:26

¿Qué implica avergonzarse de Jesús? ¿Qué implica avergonzarse de las palabras de Jesús? ¿Cuál es la consecuencia de avergonzarse de Jesús? ¿Te has avergonzado de Jesús alguna vez? ¿Qué pasos prácticos puedes dar en tu vida personal para no avergonzarte?

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: