Boletín 705

Título: ¿quién es tu refugio?

Pasaje: Josué 20:1-21


Había un animalito que paseaba por el desierto, se inclinaba cada vez que daba unos pasos y giraba su cabeza estando apoyado solo en sus patas traseras…de repente se desataba una carrera desenfrenada y con una ruta fija, una cueva, a la cual entraba en picada sin más que el deseo de estar dentro; y detrás pasaba una enorme águila volando bajo. A salvo en su cueva se sentía feliz y allí no podía entrar el águila a hacerle daño; la cueva era su refugio. ¡A salvo en ella!

El capítulo 20 de Josué nos trae un relato de unas ciudades de refugio para los que cometían crímenes sin premeditación. En estas ciudades se refugiarían hasta que se les llevaran a juicio; y dependiendo el veredicto vivirían o morirían.

Ahora, el capítulo 21 nos habla de las ciudades de los levitas; porque ellos no recibieron heredad, Dios es su heredad, los sacrificios son su heredad. Ellos debían vivir de lo que las demás tribus les dieran como diezmos y ofrendas. Pero necesitaba un lugar donde dormir, casas para sus familias. Como sabemos, ellos son sacerdotes, estudiosos de la ley e idóneos para llevar a juicio a los homicidas, por tal motivo se les encarga de las ciudades de refugio.

Siguiendo con la historia de los que huyen de sus depredadores, vemos a una mujer que fue llevada a los pies de Jesús… sus acusadores deseaban apedrearla. Le presentaron a Jesús el caso para ver que hacia Él. No contesto nada; continuó escribiendo en el suelo con el dedo… al ver que le insistían con el tema les dijo: el que esté libre de pecado que lance la piedra. No hubo quien lo hiciera. Jesús la miró y le dijo: ¿nadie te condena? Y ella contesto: nadie, y Jesús le dijo: ni yo te condeno, vete y no peques más (Jn.8:3-11).

Lo más bonito de todo esto es que esta mujer fue llevada justamente al refugio donde iba a estar segura, protegida y a salvo por el Maestro. Jesús fue el refugio de esta mujer, fue la cueva donde ella entró a resguardarse… ¿Cuál es su refugio? ¿ya se refugió en Cristo? Si no lo ha hecho ¿por qué no se refugia en Él ahora mismo? ¿qué se lo impide?

 

 


PREGUNTAS

Lunes: Josué 20:1-4

¿Cuándo habló Dios por boca de Moisés sobre estas ciudades? ¿Qué es un refugio? ¿Qué debía hacer el que se presentaba a una de estas ciudades?

Martes: Josué 20:3-5

¿Para qué se acogía allí al homicida aparte de salvarle la vida? ¿Quiénes lo recibían al llegar? ¿Quién era el vengador de la sangre? y ¿por qué?

Miércoles: Josué 20:6

¿Cuánto tiempo se quedaba allí el homicida? ¿Hasta cuándo se quedaba allí y por qué? Mencione los dos propósitos (justicia) de las ciudades de refugio.

Jueves: Josué 20:7-21

Enumere las tres ciudades al este del Jordán y las tres al oeste ¿Por qué Dios da estas ciudades? Explique quienes reclamaron las ciudades.

Viernes: Josué 20:21

¿Por qué reclamaron ciudades para vivir? ¿Qué eran los ejidos? Describa un ejido y sus funciones.

Einnerlink

Comunicador audiovisual y multimedial de Centro Agape, área de comunicaciones, producción y medios.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: