Boletín 684

Título: DOS INSTRUCCIONES IMPORTANTES
Pasaje: 1 CORINTIOS 16:1-24

El capítulo 16 marca el final de la primera carta de Pablo a los corintios, y el Apóstol da las últimas instrucciones, entre las cuales se encuentra lo referente al tema de las ofrendas de los creyentes en la iglesia de Cristo, y acerca del reconocimiento que se le debe dar a aquellos que sirven o han dedicado sus vidas al servicio del Señor.

Respecto a la ofrenda se extraen de este pasaje los siguientes principios, los cuales debemos poner en práctica:

                1. La ofrenda es prioritariamente para los creyentes, y más si tienen necesidad económica o sirven en la obra (V. 1; Ro. 15:25-26).

                2. Debe haber una separación anticipada de lo que se propone ofrendar, según lo que Dios haya provisto (V. 1-2).

                3. Es un acto de adoración regular o constante del creyente (V. 2).

               4. Es algo individual e íntimo de cada creyente (V. 2)

               5. Debe haber una preparación del corazón antes de dar “poner aparte” (V. 2)

               6. Es conforme a la capacidad de cada uno (V. 2)

Ofrendar es un privilegio y un acto de adoración que todo creyente sin importar sus capacidades económicas debe realizar, según haya sido prosperado por Dios. También, es una muestra de gratitud hacia Dios de la cual haremos bien en participar con alegría.

Si bien no se trata de pagar por la salvación, ni mucho menos por las bendiciones materiales que Dios concede a cada hijo suyo, la ofrenda sí expresa el amor de Dios hacia los demás creyentes a través de cada dador alegre, dado que, aunque Dios no necesita nada material, lo que se ofrenda resulta de beneficio para los hermanos que pasan necesidad, o que de algún modo sirven desinteresadamente en la obra de Dios.

En cuanto a la segunda instrucción, la cual tiene que ver con estar sujetos a aquellos hermanos que sirven a Cristo en la obra y que velan por nuestra salud espiritual, es de suma importancia vivir esta virtud cristiana, pues ello refleja el carácter manso de Cristo en nuestra vida, Él cual siendo igual a Dios se sujetó al Padre sin rehusarse a cumplir su voluntad en la cruz.


PREGUNTAS

Lunes: 1 Corintios 16:1-3

¿Pone usted en práctica los principios que la Biblia nos enseña a la hora de ofrendar?

Martes: 1 Corintios 16:1-3

¿Por qué crees que Pablo enseña que las ofrendas se recojan el domingo y no el sábado como lo hacían los judíos de la época del apóstol? ¿Qué era lo que había cambiado? Leer Mateo 28:1; Hech.20:7

Miércoles: 1 Corintios 16:4-12

¿Dónde estaba Pablo cuando escribió primera carta a los corintios? ¿Quién hacía la obra como Pablo?

Jueves: 1 Corintios 16:13-24

¿De qué manera deben hacer las cosas los creyentes? ¿Por qué debemos sujetarnos a algunos creyentes y qué nos enseña esto? ¿Qué significa sujetarse?

Viernes: 1 Corintios 16:13-24

¿En la casa de quién había una iglesia, y que te enseña eso acerca de cómo iniciar una nueva iglesia? ¿Qué significa anatema?

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: