Boletín 693

Título: UN NUEVO COMIENZO
Pasajes: JOSUÉ 3:1-17; 4:1; 5-1


El primer desafío del pueblo de Israel antes de entrar a la tierra prometida fue cruzar el rio Jordán totalmente desbordado debido a la pasada temporada de lluvias. 40 años atrás la nación había salido de Egipto y cruzado el mar rojo rumbo Canaán, pero debido a su incredulidad, muchos de ellos murieron en el desierto. El resto de ellos tenía ahora la oportunidad de por fin entrar a poseer la tierra, después de tantos años. La gran lección que aprendieron en el desierto fue que la fe y la obediencia a Dios son inseparables. ¿Como lograrían cruzar el Jordán? A la manera de Dios: ni nadando, ni remando, sino caminando por fe.

Para cruzar el Jordán, lo primero que debía hacer el pueblo era santificarse, lo que para ellos significaba apartarse del pecado, además de lavar y cambiar sus vestiduras (Ex 19:9-15). Segundo, tenían que caminar siendo guiados por los sacerdotes que llevaban el arca del pacto, donde la presencia misma de Dios estaba, por lo que el pueblo debía adoptar una actitud reverente, tomando distancia de casi 1 Km. Y tercero, ellos debían obedecer al pie de la letra las instrucciones que iba dando el Señor a Josué, a medida que caminaban detrás de los sacerdotes. La fidelidad a estos mandatos significó el primer paso en la conquista de Canaán.

Un teólogo escocés del año 1800 decía: «La vida cristiana victoriosa es una serie de nuevos comienzos». El río Jordán ilustra un nuevo comienzo en la vida del creyente, representa dejar atrás el pasado y caminar por fe hacia adelante, en novedad de vida. Pero ¿cómo lo hacemos? En primer lugar, tal como el pueblo de Israel, el creyente está llamado a santificarse, o sea, limpiarse de toda contaminación, por medio de la Palabra de Dios, creciendo en reverencia a Él (2Co 7:1); y segundo, permitiendo que Su Palabra nos alumbre el camino, tal como los expresa el salmista en Sal. 119:105. Finalmente, debemos obedecer fielmente sus instrucciones (Sal 119:4).

De manera que podemos decir como el apostol Pablo: “…una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.” Fil 3:13-14


PREGUNTAS

Lunes: Josué 3:1-17

¿Cuáles son las dos palabras que más se repiten a lo largo del capítulo? ¿Qué títulos se le dan a Dios a lo largo del capítulo y que significan? ¿Qué era el arca del pacto y que simboliza? ver Ex. 25.10-16 y He. 9:4-5.

Martes: Josué 3:1-17

¿Qué lecciones practicas podemos aprender acerca de la fe y la obediencia en todo el capítulo?

Miércoles: Josué 4:1, 5:1

¿Qué significan las doce piedras tomadas del Jordán que Josué puso en Gilgal (v. 4:20)? ¿Qué testimonio tiene usted para contar acerca de lo que Dios ha hecho en su vida?

Jueves: Josué 4:1, 5:1

¿Qué nos ilustra el monumento de piedras que puso Josué en lo profundo del Jordán (v. 4:9)? Véase Ro. 6:4-6

Viernes: Josué 4:1, 5:1

¿Cuál es nuestra responsabilidad como creyentes para la próxima generación? ¿Qué cosas prácticas podemos hacer?

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: